Fisioterapia a domicilio

Tu no quieres a un fisioterapeuta

Lo que tú quieres es estar mucho mejor para no tener que tomar tropecientas mil pastillas o esperar a que venga la virgen de Lourdes a salvarte. Así podrás seguir con tu vida sin que nada te toque la moral, por no decir otra cosa.

¿Sigues escuchando los consejillos de la vecina del 5º?

A menudo cuando nos pasa algo y lo contamos suele haber alguien (como esa vecinilla sabelotodo) que nos dice qué cosas le han “funcionado” y te pone la cabeza como un bombo.

¿Que cosas?

¿Que cosas?

"Prueba esta crema que la vi anunciada en la tele"
"En la farmacia me dieron estas pastillas que son mano de santo".
"Haz este ejercicio que vi en el programa de Saber Vivir. ¡El muchacho lo explicaba de maravilla!".
"Ponte la mantita eléctrica que veras lo bien que sienta".
"Aplícate hielo, mi hijo lo ve en la tele cuando un futbolista se lesiona".
Lo curioso es que esa vecina sigue con sus mismos achaques y cada vez que te ve, te vuelve a dar la chapa.

¡Ya te imagino entrando a toda prisa en el ascensor o corriendo por las escaleras!

¿Me va a doler? A llorar se ha dicho…

“Te tiene que doler porque sino, no hace efecto”

Esta perlita la escucho en todos lados, en la parada del autobús, en conversaciones entre amigos, en la playa, en las redes sociales, me falta por saber si dicen lo mismo en Tristán de Acuña (el lugar más remoto del mundo).

Azotar a un paciente poniéndole el cuerpo más rojo que un tomate, haciéndole chillar más que un mono chico y ponerle calor con una lámpara de luz roja que parece que te has metido en una sala de interrogatorio.

No tiene mucho sentido.

Además de recibir descargas eléctricas que dan más susto que Freddy Krueguer en pleno apogeo…

Pues oye, hacer solo eso es demasiado pasivo y algo torturador.

Tranqui, esa pesadilla pasó a la historia, al menos aquí en Neurofisio.

Muévete. Que viene el coco y te comerá

Nos meten mucho miedo desde que nacemos y más cuando nos hacemos mayores.

"Cuidado que te vas a caer".
"No te muevas que te va a doler más".
"No haré nada hasta la semana que viene que vaya al médico".
"No seas cabezón y quédate en la cama no vaya a ser que vayas a peor".
Qué de chatarra nos meten en la cabeza, es normal que tengas precaución amigo conductor, pero tus problemas no se matan quedándonos como estatuas.
La mejor terapia con altísima diferencia para remediar dolencias, lesiones, enfermedades o cualquier cosa que tengas es el ejercicio terapéutico y no lo digo yo, lo dicen numerosos estudios científicos de alto prestigio.

Y tiene su lógica. El ejercicio libera una serie de hormonas con nombres muy raros que hacen:

  • Disminuir el estrés y la inflamación de los tejidos.
  • Aumentar la energía, positividad y felicidad.
  • Aumentar las ganas de comer.
  • Mejorar el dolor que tanto te fastidia.
  • Mejorar tu estado de ánimo.
  • Disminuir la ansiedad y el estrés.

¿Das más vueltas que un trompo y sigues igual?

Imagino que te has tomado tu pequeño coktail de pastillas, como no funciona vas al médico, te receta cosas más fuertes, te dice que hagas reposo y en algunos casos te dirá que te apliques frío o calor, pero así sin más, sin explicarte en profundidad cómo lo debes de hacer.

En algunos casos te hará alguna radiografía para descartar cosillas (que sepas que la radiografía no da información de si hay algo a nivel muscular).

Te vas a casa y pasan los días y estas igual o peor, entre medias has ido a urgencias y te han pinchado como si fueras un drogata y ala para casa de nuevo.

En el mejor de los casos reaccionas a la semana, a tu cabeza se le enciende la bombilla y te pregunta ¿Tienes fisio?

Entonces puede suceder 3 cosas:

Nunca fue tan fácil tratarse con un fisio

La comodidad nos gusta a todos y más si estamos fastidiados. Hay gente que nos ha comentado que le da pereza ir al fisio, otros que están como una alcayata en la cama.  

Algunos dicen que sus horarios de trabajo son complicados. Hasta hay gente que dependen de otras personas para ir al fisio.

¡Aquí no se salva nadie!

Vamos a tu casa, empresa, centro de día, hospital. Donde quieras que estés.

Mientras tanto puedes hacer lo que quieras (ver una peli, seguir trabajando, tomar un cafecito tranquilamente, bichear el móvil, estar echado en la cama… yo que se) sin que tengas que perder el tiempo en encontrar aparcamiento o si vas andando no tener que tragarte el calor o la lluvia.

Fisioterapia a domicilio es lo que hacemos.

¿Qué servicios ofreces para que me puedas ayudar?

Hay una cosa que está clara.

Todos vamos a acabar en el mismo sitio, seas podridamente rico o si solo puedes permitirte ir unos días a Matalascañas.

¡Da igual!

Los problemas de salud no entienden de dinero.

Si tienes un dolor puntual o si estás más destrozado que una puerta vieja, vas a necesitar a un fisio y tu cuerpo lo sabe.

La diferencia es que si inviertes en espabilar a tu cuerpo puedes vivir motivado, con más libertad, tener más energía y estar menos enfurecido con el mundo entero.

Vamos que no vas a estar sufriendo tanto hasta que llegue tu hora.

Fisioterapia a domicilio para dolencias de pies a cabeza

Dejarás de llorar por las esquinas

Fisioterapia a domicilio para los mayores de la casa

¿Quién dice que ser mayor no tiene arreglo?

Fisioterapia a domicilio
en Neuro

Para que te conviertas en un gladiador imparable

Usamos cookies y/o tecnologías similares que almacenan y recuperan información cuando navega, como, por ejemplo, reconocerle como usuario, obtener información sobre sus hábitos de navegación, o personalizar la forma en que se muestra el contenido. Puede retirar su consentimiento haciendo clic en "Rechazar", si continua navegando en el sitio se da por entendido que acepta. Lea nuestras politicas de cookies si desea obtener ma información.

Pueblos

Pueblo 1 = Gratis
Pueblo 2 = +€50
Pueblo 3 = Gratis
Pueblo 4 = +€20
Pueblo 5 = +€50

Selecciona tu pueblo para que sepas si se te cobra un extra o no.